Cimentrasa utiliza hormigón proyectado (gunita) para la ejecución de vasos de piscina. Esta técnica consiste en proyectar una adecuada y correcta selección de áridos mezclados con cemento sobre la superficie que se desea tratar o proteger. La normativa aplicable a la técnica es la Norma Española (UNE) para Hormigón Proyectado además de las especificaciones europeas sobre el mismo. El éxito o fracaso de la ejecución mediante este procedimiento dependerá, por un lado, de la obtención y adecuada mezcla de dichos materiales y, por otro, de la amplia experiencia de un equipo profesional y especializado.

Dependiendo de varios factores tales como la relación A/C (agua-cemento), la granulometría máxima admitida y el tipo de maquinaria empleada, el hormigón proyectado se divide en:

-Vía Seca

-Vía Semihúmeda

-Vía húmeda

En Cimentrasa trabajamos con dos de ellas:

- Proyección por vía seca: El material que se proyecta se introduce  en la máquina de proyección en seco y se transporta a lo largo de una manguera gracias al apoyo de un compresor neumático. En la punta de la tobera de salida se le añade el agua necesaria para la obtención de la adecuada mezcla.

La granulometría empleada normalmente para esta proyección es de 0,0 a 0,6 mm.  Por metro cúbico  de gunita se añaden normalmente entre 300-400 kg. de cemento. El resto, es decir, 1.500-1600 kg. serán áridos de baja granulometría. Por ejemplo, los áridos de río son muy adecuados para este tipo de proyección, pues cuentan normalmente con una buena mezcla de áridos finos y áridos con granulometría comprendida entre 0,4-0,6 mm.

- Proyección por vía húmeda: En este caso, la mezcla viene previamente preparada de una planta de hormigón, con una adecuada cantidad de agua, y es transportada en camiones hormigoneras. El material se vierte sobre la tolva de la máquina que lo transporta a través de una manguera gracias a unos pistones hidráulicos. En la tobera de salida se le añade el aire mediante un pequeño compresor neumático.

Por metro cúbico, la dosificación podría ser la siguiente:

-    400 kg de cemento.

-    150-200 kg. de árido 10-15 mm

-    1.050 kg árido 0.5 mm

-    450 kg arenas de mortero.

-    250 litros de agua.

-   5 por 1000 de aditivo superplastificante.

La  resistencia a compresión de  este tipo de  “micro-hormigón” será siempre superior a 300 kg/cm2 tras 28 días.

Diferencias y aplicaciones

La  vía  húmeda  ofrece  mayor rendimiento  (8  m3/h reales) que la vía seca (3 m3/ h), a la vez que registra un menor rechazo y mayor rendimiento. Por su parte, la vía seca permite alcanzar mayores distancias de proyección que la vía húmeda.

Las aplicaciones del hormigón proyectado son múltiples y variadas, desde la ingeniería naval (construcción de barcos) pasando por la obra residencial (construcción de piscinas, aljibes, depósitos,…) hasta la ingeniería civil (revestimiento de canales y túneles, protección de taludes, estabilizado de vaciados durante las excavaciones,…).

El proceso constructivo de una piscina con esta técnica consistiría, en condiciones normales,  en los siguientes pasos:

-       Encofrado cerámico perdido con ladrillo HD7.

-       Armado mediante doble parrilla con redondos D-8 cada 15 cm y hierros de refuerzo en encuentros y  esquinas.

-       Proyección de una capa de gunita fratasada por vía húmeda de 20 cm de espesor en solera y muros, con una dosificación de 350 kg de cemento por m3.

-       Ejecución de la encimera de playa.

-       Colocación del revestimiento elegido.